En 2018 Inglaterra reconoció de forma explícita los elevados índices de soledad que sentía su ciudadanía y crea un Ministerio de la Soledad para combatirla.

Coravis

Este proyecto se forja tras un accidente que padeció nuestra madre en julio del 2015, con 87 años. Su estado hizo que decidiéramos ingresarla en una residencia y nuestras visitas diarias allí a lo largo de dos años hacen que entremos en contacto con un mundo prácticamente desconocido para nosotros hasta esa fecha; y conozcamos a muchas personas que son, hoy, casi familia.
Nuestra madre falleció el 7 de enero de 2018 y hemos sentido y querido que éste sea uno de sus legados. Observamos la soledad que sienten muchas de las personas que viven allí y verificamos que no existía ninguna institución catalana que hubiera focalizado su voluntariado en las personas mayores grandes dependientes y de dependencia severa que viven en residencias. Y decidimos nacer para ellos especialmente.

Coravis quiere recordar la necesidad de aceptar lo que somos y lo que seremos, rescatar la comunidad como valor y reconocer la importancia de vivir la interdependencia y la generosidad, todos ellos fruto del valor esencial: el amor.

Misión, visión, valores

Misión:

Visión:

Personas mayores tratadas desde su singularidad. Acompañadas, cuidadas, dignificadas y respetadas.
Personas de la Comunidad de todas las edades comparten su tiempo y cariño con nuestros mayores.

Valores: 

Amor, Comunidad e interdependencia.

Amor, que da luz a nuestra mirada, nos ensancha el corazón y nos permite ver con claridad lo que antes permanecía oscuro. Un amor que nos impulsa a la acción y se manifiesta con cariño en el trato y dándonos generosamente a los demás; y en Coravis de forma especial con las personas mayores, siendo las más vulnerables, aquellas que tienen deterioro cognitivo, las que han conquistado el inicio de todos nuestros proyectos.

Somos comunidad porque reconocemos el amor como lenguaje universal y la interdependencia como valor. Hacemos COMUNIDAD porque nos abrimos a las instituciones y personas del barrio donde está ubicada la residencia o residencias que acogen el proyecto, así como a los del resto de la ciudad y otras que quieran y puedan sumarse para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores, con especial atención a los que tienen deterioro cognitivo grave y muy grave.

Interdependencia, como reconocimiento de lo que es y abierta a la participación activa de la comunidad y dirigida a la búsqueda de la justicia social entre todos.